Existen muchas teorías sobre los orígenes del Karate (空手). Lamentablemente, debido a varias causas, no existe mucha documentación que apunte a hechos probados y casi todo lo que existen son diferentes teorías. Por este motivo, lo aquí expuesto no es una verdad universal, sino que son los hechos más aceptados.

 

En el punto en el que no se tiene discusión es que el Karate tiene su origen en las artes marciales nativas de las islas Ryūkyū (Ryūkyū-shotō (琉球諸島)) (hoy día Okinawa), llamadas Tuidi, TodeTe (手) (que significa ‘mano’ y en okinawense se refiere como Tii).

 

También recibió influencias del Tegumi (手組) (lucha nativa de Okinawa), así como de algunos estilos de las artes marciales chinas, siendo influenciado en menor medida por otras disciplinas provenientes del sureste asiático. Más tarde, tras su introducción al Japón, se vio grandemente influenciado por conceptos devenidos del Budō (武道).

 

La gente hoy día asocia el Karate al empleo de golpes de puño y patadas, aunque el repertorio real del Karate abarca también golpes de mano abierta, derribos, luxaciones articulares y lanzamientos. Así mismo, existen golpes a puntos vulnerables y a puntos nerviosos.

 

En Karate se unifican la fuerza, la rapidez, la respiración, el equilibrio, la tensión y la relajación. Mediante la aplicación de un correcto giro de cadera y una conexión o sinergia muy precisa de músculos y articulaciones, se traslada una gran parte del peso corporal y del centro de gravedad al impacto.

 

Generalmente, y a diferencia de otras disciplinas, se busca derrotar al adversario mediante uno (o pocos) impactos contundentes, precisos y definitivos, buscando ser lo más eficaz posible. Este concepto se conoce como Ikken Hissatsu (拳必殺) (Aniquilación de un solo puñetazo)  que designa la acción de incapacitar al oponente con un solo golpe. Esto, sin embargo, no significa que todo enfrentamiento pueda, o deba ser resuelto con sólo un golpe, sino que además se refiere al espíritu con que el karateka (空手家) debe imbuir a cada ataque.

 

Tradicionalmente, de acuerdo con varias aplicaciones de los Kata (型 o 形), el antiguo Te o Tuidi fue estructurado de forma que sus practicantes pudieran enfrentarse con más de un oponente de forma rápida, casi simultánea, incapacitándolo por medio de golpes, causando lesiones óseas, traumatismos articulares, o incluso afectaciones en otros tejidos, como si de golpes de espada se tratara. Sin embargo, con el advenimiento del Karate deportivo, la penetración en los golpes ha sido abandonada en reemplazo de la marcación en las técnicas para conseguir puntos.

 

Para el desarrollo del Ikken Hissatsu se requiere un entrenamiento largo, constante, arduo y muy consciente para llegar a alcanzar este nivel de potencia en cada golpe. Esta búsqueda es particular al Karate y le diferencia de otras artes marciales.

 

El Karate es un arte marcial que difiere principalmente de las artes marciales chinas de las cuales deriva al hacer un mayor uso del principio físico de la torsión mecánica en la penetración y angulación de los golpes directos y defensas, buscando una mayor potencia y la ejecución de golpes lo más definitivos posibles, en lugar de largas sucesiones de golpes rápidos.

 

Hay un gran uso del Ki (氣) o intención emocional, además de una alineación corporal precisa. Los Kata y las formas de defensa son esquemas rítmicos pero rígidos. Las técnicas utilizan diferentes partes del cuerpo para golpear como las manos (canto, palma, dedos, nudillos), los pies (talón, borde externo, borde interno, planta, base o punta de los dedos), los codos, los antebrazos, las rodillas o la cabeza.

 

Su metodología de enseñanza deriva del método Kaizen (改善) (cambio a mejor)  mediante la repetición, la observación, el análisis, la retroalimentación, la ejecución y la repetición consciente (incluyendo sus aspectos físico, técnico, táctico y de condicionamiento psicológico ritual).

 

En las primeras etapas, hasta el grado de cinturón negro primer Dan, se busca que el practicante del arte domine la correcta alineación corporal, el ajuste entre tensión y relajación, los bloqueos, las esquivas, los golpes a puntos vulnerables, los desplazamientos, los barridos y los contraataques. Posteriormente se ocupa de los lanzamientos y derribos, los golpes a puntos vitales, y de algunas luxaciones articulares. Para llegar al tratamiento de lesiones, métodos de reanimación y el estudio de los circuitos metabólicos y nerviosos de estimulación o depresión energética por "puntos vitales", o Kyūsho (急所) como sus predecesoras las artes marciales chinas.

KARATE

Polideportivo de la Luz

Avenida de la Luz, 6

28760 Tres Cantos (Madrid)

Teléfono: 636 46 61 68

e-Mail:  info@karatekangaroo.com

 

© 2019 by KARATE KANGAROO

  • Facebook Social Icon
  • e-mail1